News Ticker

Cien detenidos en París

Detenidos en París tras una marcha disuelta por la policía

Unos 100 manifestantes encapuchados han sido detenidos a primera hora de la tarde en París, tras enfrentarse con las fuerzas de seguridad en la plaza de la República, al finalizar una cadena humana convocada un día antes de la Cumbre del Clima que se desarrolló durante una hora de forma totalmente pacífica y alegre.

Publicidad

Pero cuando los encapuchados empezaron a  lanzar proyectiles contra los antidisturbios que habían rodeado la plaza, empezaron los incidentes, llegando a la detención de unas 100 personas, según información dada por  la policía de París.

Las autoridades habían suspendido la manifestación, pero habían tolerado una cadena humana como alternativa a la marcha prohibida, cientos de personas se reunieron de nuevo en la plaza de la República, la mayoría de forma tranquila, entre cantos y bailes. Parte de los manifestantes formaron al cabo de una hora un desfile y se dirigieron hacia uno de los accesos a la plaza bloqueado por los policías antidisturbios al grito de “libertad”. Tras una primera salva de gases lacrimógenos, la situación pareció volver a la calma. Pero media hora después estallaron enfrentamientos más serios entre decenas de encapuchados y los antidisturbios.

El Estado Islámico tiene múltiples vías de financiación. El mercado negro del petróleo, expolio de arte, secuestros y trata de mujeres son las más importantes fuentes de financiación de Estado Islámico, y  muchos expertos dicen estos días que la clave para debilitarlos es cortar estas vías de financiación.

Según cálculos que han realizado expertos de Estados Unidos y Reino Unido  cifran el capital de Estado Islámico en 824 millones de euros antes de la invasión de Mosul, una cantidad que habría aumentado en 1.500 millones. Otras organizaciones leales al Estado Islámico se financian con medios más rudimentarios, como el tráfico de armas o el de droga, así como secuestros.

Aunque han sido habituales las imágenes de los yihadistas destruyendo templos y obras arqueológicas, los terroristas también han aprovechado las piezas que pueden ser vendidas para colocarlas en el mercado negro.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*